Sábado de la XXXIV semana del Tiempo ordinario

Primera lectura Apoc 22, 1-7

El ángel del Señor me mostró a mí, Juan, el río del agua que da la vida, reluciente como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En el centro de la plaza de la ciudad y en cada lado del río, crecía un árbol de la vida, que daba doce cosechas al año, una cada mes, y sus hojas sirven para dar la salud a las naciones. Ahí no habrá ya ninguna maldición.

En la ciudad estará el trono de Dios
y el del Cordero,
y sus servidores le darán culto,
lo verán cara a cara,
y llevarán su nombre en la frente.
Ahí no habrá ya noche
ni habrá necesidad de lámparas o de sol,
porque el Señor Dios los iluminará con su luz
y reinarán por los siglos de los siglos.

Luego el ángel me dijo: “Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios, que inspiró a los profetas, ha enviado su ángel para comunicar a sus servidores lo que tiene que suceder en breve. Ya estoy a punto de llegar. Dichoso quien le hace caso al mensaje profético contenido en este libro”.

Salmo Responsorial Salmo 94, 1-2. 3-5. 6-7

R. Demos gracias al Señor.
Vengan, lancemos vivas al Señor,
aclamemos al Dios que nos salva.
Acerquémonos a él llenos de júbilo
y démosle gracias. R.
R. Demos gracias al Señor.
Porque el Señor es un Dios grande,
es un rey más grande que todos los dioses:
en sus manos están los abismos de la tierra
y son suyas las cumbres de los montañas;
el mar es suyo, pues él lo hizo,
y también la tierra, pues la formó con sus manos. R.
R. Demos gracias al Señor.
Vengan, y puestos de rodillas,
adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo,
pues él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo,
él nuestro pastor y nosotros, sus ovejas. R.
R. Demos gracias al Señor.

Aclamación antes del Evangelio Cfr Lc 21, 36

R. Aleluya, aleluya.
Velen y oren,
para que puedan presentarse sin temor
ante el Hijo del hombre.
R. Aleluya.

Evangelio Lc 21, 34-36

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Estén alerta, para que los vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra.

Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre’’.

Lectionary for Mass for Use in the Dioceses of the United States, second typical edition, Copyright © 2001, 1998, 1997, 1986, 1970 Confraternity of Christian Doctrine; Psalm refrain © 1968, 1981, 1997, International Committee on English in the Liturgy, Inc. All rights reserved. Neither this work nor any part of it may be reproduced, distributed, performed or displayed in any medium, including electronic or digital, without permission in writing from the copyright owner.

Lecturas diarias más antiguas<

Lunes de la III semana
 March 4, 2024
III Domingo de Cuaresma
 March 3, 2024
Jueves de la II semana de Cuaresma
 February 29, 2024
Martes de la II semana de Cuaresma
 February 27, 2024
Lunes de la II semana de Cuaresma
 February 26, 2024
II Domingo de Cuaresma
 February 25, 2024
Sábado de la I semana de Cuaresma
 February 24, 2024
Viernes de la I semana de Cuaresma
 February 23, 2024
Martes de la I semana de Cuaresma
 February 20, 2024
Lunes de la I semana de Cuaresma
 February 19, 2024
I Domingo de Cuaresma
 February 18, 2024
Sábado después de ceniza
 February 17, 2024
Viernes después de ceniza
 February 16, 2024